Diez sabios consejos para tu desastre financiero

He mejorado mucho, sobre todo los últimos siete años, pero después de tantos errores y desarrollar una gran facilidad para meterme en problemas, llegué a ser un excelente ejemplo de lo que no debes hacer con tus finanzas personales. Así que, sin más preámbulos, si lo que quieres es destrozar tu economía, sigue al pie de la letra los siguientes diez consejos de un experto en la materia.

UNO. Gasta más de lo que ganas.
Este el principio básico de la ruina en cualquier ámbito, al mismo tiempo que subes tus gastos sin aumentar tus ingresos. Olvídate de la frugalidad y despilfarra tu dinero (y el de otros) sin límite, lleva un estilo de vida que no te puedes pagar y disfrútalo sin culpa.

DOS. No hagas un plan o un presupuesto.
Este es bueno porque al ritmo de “sólo se vive una vez” nunca te preocupes por el futuro, tú gasta sin control ni planeación, dinero que recibas úsalo en lo primero que se te ocurra. Revuelve todo tu dinero, jamás lo dividas en sobrecitos para separar tus pagos y no te olvides de meter dinero bueno al malo, o sea, más revoltijo, déjate llevar por tus impulsos y de verdad, no te preocupes de nada, ni del presente ni del mañana.

TRES. Vive eternamente endeudado.
Aquí lo importante es pedir prestado en todos los lados y a cualquier persona, claro, tú les jurarás o firmarás devolver el dinero, pero ni se te ocurra cumplirlo. Es importante que aceptes u obtengas todas las tarjetas de crédito que puedas, ya sean bancarias o de tiendas departamentales y paga siempre el mínimo hasta que las lleves al tope, cuando pase esto cambia de tarjeta u obtén otra. Por nada en el mundo seas “totalero”, esos que liquidan sus tarjetas cada mes porque entonces no generarás intereses e intereses sobre los intereses. No compres de contado para obtener mejor precio y no deber, al contrario, saca todo a “meses sin intereses”, y, muy importante, siempre tapa un hoyo (deudas) haciendo otro más grande con más préstamos para pagar las deudas anteriores.

CUATRO. Primero la diversión, luego los gastos, a veces las deudas y nunca el ahorro.
En cuanto recibas dinero, lo primero que debes hacer es consentirte y gastarlo en pura cosa divertida, como viajes, fiestas, comidas, conciertos y demás, trabajaste muy duro y te mereces muchos premios. De lo que quede, paga como puedas los gastos, si no te alcanza completa con un préstamo o un tarjetazo, si sobra paga las deudas más urgentes (las tarjetas, claro, para que puedas seguir usándolas) y no te preocupes de ahorrar, la vida es muy corta para eso, ya luego verás cómo resolver cualquier emergencia que se presente.

CINCO. No leas estos libros.
“El hombre más rico de Babilonia” de George S. Clason, “Pequeño cerdo capitalista” de Sofía Macías, “Padre rico padre pobre” de Robert T. Kiosaki, “Maneja tu dinero para dummies” de Roberto Morán, “Cómo ganar amigos e influir en las personas” de Dale Carnegie, “El plan de la calabaza” de Mike Michalowicz, “El mito del emprendedor” de Michael Gerber, “Las aventuras de Johnny Bunko” de Daniel H. Pink, “El vendedor más grande del mundo” de Og Mandino, “Piense y hágase rico” de Napoleón Hill, “El código del dinero” de Raimon Samsó, y próximamente, “Depende de tí” de Maru Medina.

SEIS. No le hagas caso a tu contador, es más, no tengas contador.
En México la ley fiscal es algo compleja, eso te da el pretexto perfecto para ignorarla, así que lo más fácil es no preocuparte por cualquier cosa que te pida tu contador ni mucho menos por pagar tus impuestos, y si puedes evitarte el gasto de contratar uno, mucho mejor. Hazlo tú mismo si quieres, pero mejor ignora todo, los requerimientos, las multas, los avisos de tu contador y del SAT.

SIETE. Nunca inviertas.
Ni en ti, ni en bienes raíces, ni en la Bolsa, ni en valores, ni en divisas, ni en oro, ni en nada de nada. Si te vas a endeudar que no sea para invertir en algún activo que te genere más ingresos y que te puedan asegurar un retiro cómodo y rentable, al contrario, hazlo en puros pasivos, esos que no te benefician en nada y se comen tu dinero lentamente. Si después de todo lo anterior, por alguna extraña razón acumularas un capital interesante, no lo inviertas en nada, gástatelo lo más rápido posible y en algo que no genere más riqueza, valor o crecimiento a tu vida, a tu negocio o a tu empleo.

OCHO. Da fiado y regala tu trabajo.
No valores tus productos o servicios, acepta y empieza proyectos sin anticipo, entrega mercancía sin previo pago, financia a tus clientes y tárdate en cobrarles. Acepta que te regateen, da descuentos por debajo de tu margen de utilidad y tu costo, que no te firmen de recibido ni el producto ni las facturas ni nada, aguanta todo lo que puedas, e incluso usa el dinero de los clientes que si te pagan para atender a los que no.

NUEVE. Obsesiónate por el dinero.
No busques tu realización personal ni algo que te haga feliz agregando valor a la vida de las personas, nada de eso, tú ve por el dinero y sólo por eso. Dicen que lo mejor de la vida es gratis pero no lo creas, por eso necesitas mucho dinero y enfócate en cualquier actividad que te de la mayor cantidad posible de dinero con el menor tiempo y esfuerzo posible. Esto incluye por supuesto, aumentar tus deudas, embaucar a quien se deje y cualquier negocio de dudosa ética que se cruce por tu camino.

DIEZ. No diversifiques tus ingresos.
Aunque tengas la oportunidad, el talento, el tiempo, la necesidad, los recursos y la capacidad, nunca pienses en tener más una forma de ganar dinero. Nada de emprender en un negocio propio o invertir en bienes raíces o en una franquicia o en buscar otro empleo, quédate cómo estás, no diversifiques tus entradas y cuando tengas el dinero y las ganas de hacerlo, rápidamente gástatelo en cualquier cosa, de preferencia en algo que no te genere beneficio económico a ningún plazo.

Sigue estos sabios consejos y tus finanzas personales colapsarán inevitablemente, no te garantizo resultados en un período de tiempo específico, eso depende de qué tanto te apliques, pero yo calculo que en el primer mes verás avances notables para que, muy probablemente, en el transcurso de los siguientes seis meses logres el objetivo de estar completamente quebrado y boletinado en todas partes.